El es Óscar, ella es Jessica, y juntos hacen una pareja divertida, sincera y ¡muy nuestra!

Cuando vinieron a vernos faltaba más de un año para su boda, todavía no sabían la hora exacta, sólo que iba a ser por la tarde y que no querían perderse los pinchos.

A todos nuestros novios les contamos lo mismo: cuando Carlos y yo nos casamos, en el siglo pasado, el cóctel servía para entretener a los invitados mientras los novios se hacían su sesión de fotos en un exterior bonito. Por lo tanto, en el momento en que entraba la pareja, se hacía un brindis y todos a sentarse para cenar…Nosotros nos perdimos disfrutar esos momentos con la familia y amigos, esas charlas, risas y fotos informales que tanto nos gusta hacer y que os sorprenden al venir a ver vuestro reportaje. Así que, como la experiencia es un grado, siempre os preguntamos si queréis llegar al cóctel o preferís exprimir al máximo esos momentos de recién casados con fotos juntos. Y así lo hacemos. Y si por cualquier circunstancia ya sea meteorológica, de distancia o de tiempo justo, no es posible hacerlo, recordad que tenéis la posibilidad de un reportaje de postboda, donde y cuando queráis, con el sol o el atardecer asegurado, con todos los escenarios posibles y sin prisas…

Así que con Óscar y Jessica el 12 de agosto de 2017 nos reunimos en el restaurante La Torilla, donde iba a ser la ceremonia y el convite, a las 6 de la tarde, un día precioso de verano.

En la ceremonia hubo risas y lágrimas de emoción. Y la mirada del portador de los anillos, de las más bonitas y expresivas que he visto, todo ojos.

Al acabar hicimos en los jardines las fotos de grupo, porque al ser la ceremonia abajo y el pincho arriba, ¡así no se escapa nadie! ja, ja, ja

Aprovechando el día tan bonito y que a Jessica le encantan las fotos con hierba alta, nos acercamos a Santa Comba, que estaba muy cerquita del convite y tiene un entorno natural ideal para cualquier sesión fotográfica.

Con Bala tienes que reirte sí o sí tiene unas salidas buenísimas, un sentido del humor rapidísimo y la carcajada siempre a punto de salir, así que todo eso unido a la sonrisa de Jessica, que sonríe no sólo con la boca sino también con la mirada, lo que se quieren y la pedazo de pareja que hacen, nos lo pusieron muy fácil. Y casi sin darnos cuenta ya estábamos de vuelta con los invitados.

Disfrutaron ellos y disfrutamos nosotros, robando fotos durante el cóctel y viviendo momento irrepetibles.

Un abrazo enorme para los dos y ¡¡¡¡enhorabuena otra vez!!!!

boda en Serantes

bodas en Serantes

fotografo boda en Serantes

boda en Ferrol

fotografos Ferrol

fotografos en Ferrol

fotografos Naron

fotografos en Naron

fotógrafos Naron

fotógrafos de Naron

fotógrafo Naron

fotografo Naron

fotografo de Naron

estudio de fotografia Ferrol

estudio de fotografia Narón

fotos Narón

fotos Ferrol

fotografo boda Ferrol

fotografos boda Ferrol

fotógrafo boda Ferrol

fotógrafo boda Narón

fotógrafo boda A Coruña

fotógrafos boda A Coruña

fotógrafa boda A Coruña

fotógrafa A Coruña

fotógrafa Naron

fotógrafas Naron

fotógrafa de Naron

fotógrafa de Ferrol